Vados Rio Putana, II region Fotografia de Rodrigo Tapia

ORDEN: Gruiformes
FAMILIA: Rallidae
TAGUA GIGANTE
Monotipica
Fulica gigantea ( Eudoux y Souleyet )

Giant coot

NOMBRE(S) LOCAL(ES):
Tagua, tagua gigante, ajoya (aymara)

DISTRIBUCION EN CHILE:
Arica-Parinacota a Antofagasta

HABITAT:
Lagos y lagunas de la alta cordillera (puna).

DESCRIPCION:
Largo: 48 - 66 cms.
Peso: 2 - 2,5 kgs,
Cabeza y cuello negros. Resto del cuerpo de color negruzco apizarrado. Escudo frontal amarillo con franja blanca al centro que baja hasta el tercio basal de la mandíbula superior; resto del pico rojo oscuro y punta amarillo claro. Patas grandes rojizas con uñas largas.

ALIMENTACION:
Vegetales acuaticos y de ribera.

REPRODUCCION:
Postura dos veces al año, en Agosto y Diciembre. Los nidos-plataformas que llegan a medir hasta 3 x 2 mts. y son capaces de soportar incluso a una persona, son usadas año tras año, siendo agrandados todo el tiempo con las mismas plantas acuáticas con que se alimentan, para colocar sus huevos en una taza que arreglan en distintas partes del gran nido cada temporada. Los huevos son de color grisáceo suave con pintas rojizas oscuras; tamaño de 66 x 45 mms. app.

OBSERVACIONES:
Es la más grande de las Taguas que habitan en el pais.

Vive en los lagos y lagunas de la zona altiplanica, a alturas que incluso sobrepasan los 4.000 m.s.n.m., como es el caso del lago Cotacotani (4.800 m.)

Poblacion estable (IUCN 2914)

DISTRIBUCION: (Clement's checklist 6.9)
Andes del S de Peru, N de Chile y NO de Argentina

CLASIFICACION IUCN (2014): LC
Menor riesgo

AMENAZAS:

VOCALIZACION:
vocalizacion Guillermo Egli


Parinacota - 18/05/2008
Fotografia de Roxana Avila


Tagua gigante con cria en nido - Rio Putana (San Pedro de Atacama)
Fotografia de Carlos Silva-Quintas


Tagua gigante con 5 crias - Bofedal de Parinacota, I region - Feb. 2007
Fotografias de Ronny Peredo


Juvenil, Lago Chungara, Arica

 


Carlos Silva-Quintas

 

Nota resumida de un artículo de Alfonso Glade, aparecido en la revista Chile Forestal, Julio 1983.

        La Tagua gigante (Fulica gigantea), o Ajoya como también se le denomina, es una de las especies típicas de las altiplanicies de América del Sur, habitando siempre en los cursos lentos de agua, ya sea en los bofedales, lagos y lagunas de agua dulce.
        En Chile, su distribución está restringida exclusivamente a los cuerpos de agua de la zona altoandina del extremo norte, y dentro de ésta, el 80% de la población habita en el Parque Nacional Lauca. Al visitar el parque se puede observar a la tagua gigante desde el bofedal de Parinacota hasta el lago Chungará, pasando por las lagunas de Cotacotani y desde Caquena a Guallatire.
        El lago Chungará es el área que soporta la mayor concentración de ejemplares en territorio chileno, debido a que presenta características excepcionales para el ciclo de vida de las "ajoyas", que no necesitan migrar del lago pues éste proporciona todos los elementos bióticos y abióticos que utilizan durante su vida.

CARACTERÍSTICAS

        La Ajoya es una de las nueve especies de taguas (considerando taguas y tagüitas) que habitan Chile y, al igual que todas ellas, vive siempre en aguas tranquilas como lagos, lagunas, embalses y recodos de rios, alimentándose de vegetales acuáticos y también terrestres.
        Dentro de sus características anatómicas, cabe señalar que las taguas tienen la cabeza pequeña con un pico fino y largo, que en su parte posterior presenta un color característico según la especie. El cuerpo es macizo, no así sus alas que son pequeñas y no le permiten volar aunque sí le posibilitan "correr" sobre el agua. Desde el pecho a la cola mide aproximadamente 35 a 40 cms.
        Las patas están ubicadas bastante atrás, pues están orientadas principalmente para nadar, aunque en tierra, las taguas no pueden catalogarse en ningún caso como aves torpes en su desplazamiento. Los dedos de las patas presentan membranas natatorias lobulares, caracterizadas por no unir los dedos entre sí.

VIDA EN PAREJA

        Se ha podido comprobar que los ejemplares adultos se reúnen en parejas, que permanecen unidas por varios años, habitando en una porción del lago que constituye su territorio. Esto implica el uso exclusivo de los recursos que en él existen por parte de sus dueños, la defensa ante la intromisión de otras aves de la especie dentro de los límites fijados por sus moradores, además de ser el lugar donde realizan sus funciones vitales, como ser, nidificar, alimentarse y copular. Estos aspectos son verdaderamente importantes ya que si no fuera posible fijar un territorio, ya sea por intervención humana o de otros animales, no sería factible criar satisfactoriamente una descendencia, lo que traería consigo la extinción de la especie.
        El nido está contituido en el agua y consta de material vegetal acumulado en sucesivas capas por la pareja, que trabaja en él todos los días manteniéndolo limpio y a una temperatura más o menos uniforme. Debido a su peso y al hecho de que algunas plantas están realizando una función de anclaje, éste no se mueve de su ubicación. Jamás los nidos se encuentran a más de 80 o 100 metros de la orilla, ya que sólo en esta angosta faja crecen las especies vegetales que utiliza para contruir el nido y alimentarse.
        En el interior del nido es posible encontrar, durante la época de postura, 3 o 4 huevos que son empollados por el macho y la hembra. Se puede observar después a las pequeñas crías nadando cerca de sus padres, quienes las alimentan con restos semidigeridos de vegetales.
        En su etapa juvenil, que va desde los 2 a los 6 meses de edad, se muestran más independientes y luego son expulsados por sus padres del territorio en que nacieron, debiendo ubicar uno desocupado para procrearse en la temporada siguiente.
        Una característica común de las taguas, y que no está ausente en esta especie, es su canto corto y apagado y otro más largo y estridente. Ambos han servido para nombrar las especies, ya sea en inglés (coots) con el primer tipo de canto y en español (tomado del aimara) con el segundo.

CADENA ECOLÓGICA

        Dentro de los depredadores naturales de la tagua se encuentra el zorro culpeo (Dusycion culpaeus), que ataca preferentemente a los ejemplares que abandonan el agua para ingerir vegetales ribereños, y la gaviota andina (Larus serranus), la cual no pierde oportunidad de comerse los huevos mal cuidados.
        Como se puede apreciar, las taguas gigantes son parte fundamental en la ecología del lago Chungará, ya que participan activamente en las relaciones tróficas e interacciones de la comunidad ornitolólogica de uno de los lagos más altos del mundo. Por esta razón, la especie posee especial significancia como indicador de la calidad de vida de este lago, sirviendo como uno de los parámetros para evaluar actividades e impactos en el ambiente causados por el hombre ya sea en forma directa o indirecta, lo que significa que si las ajoyas están bien, el lago está bien.


Temas Relacionados:
* IUCN