© Ronny Peredo

En la pagina Observadores de Aves, en Facebook, apareció una nota muy interesante que creo, debe ser compartida. Dice:

¡ATENCIÓN!

¡INFORMACIÓN RELEVANTE!

        En esta época del año es común encontrar crías de aves (chincoles, zorzales, tencas, pilpilenes, etc.) en jardines, plazas, parques, playas, etc. y es frecuente que muchas personas piensen que se han caído del nido y que el polluelo se encuentra totalmente indefenso. En la mayoría de los casos, esto no es así, sino que se trata de un volantón que está dando sus primeros pasos y aleteos, un proceso totalmente natural; por lo tanto, lo que se recomienda es no llevarse a esta cría, aunque el pajarito tenga cara de estar perdido, desamparado o herido. Lo más probable es que esté siendo cuidado por sus padres vigilantes. Lo mejor es dejarlo en el mismo lugar (solo en el caso de que la cría en cuestión apenas esté cubierta por plumón, entonces se recomienda devolverla al nido). Es muy importante, no tocar al avecilla ya que depredadores (gatos, perros y ratas) podrían detectar el olor impregnado de nuestras manos en los polluelos.

        En resumen, lo más adecuado y mejor para las aves, es dejar a la supuesta cría perdida (aunque no pueda volar) en el mismo lugar donde se encontró. Sus padres - que de seguro están muy cerca - sabrán que hacer.